Blogia
Pao SuRealidad

SuRealidad afuera

Poema de alguien muy querido!!!

Rotterdams Liefdesgedicht
write by: Erwin Nederhoff 2010
dakingandhisflow@gmail.com


Ik was in El Salvador.
Ja, je moet ervan houden.
De grond was er dor.
Ik was in El Salvador.
De ochtendgloor.
De auto’s goor.
Vette, zwarte walmen.
Versleten banden.

Altijd op de achtergrond.
Gromde de vulkaan wat schor.

Ik was in El Salvador &
ik was er gelukkig, verkouden.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Campaña Violencia Económica

http://www.mujeresprotagonistas.blogspot.com/

Hace unos días terminamos con Celi (mi socia) esta campaña, como mujeres trabajadoras, pude identificarme perfectamente... fue difícil enfrentarme al desconocimiento y a la naturalidad con que nos enfrentamos a este tema. Dos sectores: mujer rural y trabajadoras del sexo son las protagonistas y así nace su esfuerzo, más que como sectores, ponen en la mesa el tema de la violencia económica hacia las mujeres de una forma valiente, responsable y asumiendo el compromiso no solo con sus sectores, sino con el de todas las mujeres. Y ese protagonismo es visible en esta campaña que nos costó mucho aterrizar, por compleja, por ser un tema naturalizado e invisibilizado y difícil de visibilizar... si la violencia física es una lucha, este otro tipo de violencia más todavía... Ahora me uno y me siento parte de la misma, no solo como consultora que realizó la estrategia creativa junto con Celina, sino como mujer, de otro sector, me uno como mujer. Expuesta a ese tipo de violencia... ejemplo: no ser la titular de mi propia cuenta de ahorro, abierta por mí y compartida por decisión mía con mi pareja porque el sistema bancario lo asumió como titular a él y cada vez que renuevo la libreta, aparece su nombre y no el mío y todavía no logro que lo cambien....
Ahora, les invito a visitar el sitio, a leer indicadores realmente graves, más serios y cuantitativos que mi historia, (cuasi superficial y que solo es un intento de identificación con el tema) y a participar de la campaña http://www.mujeresprotagonistas.blogspot.com/ a difundir los materiales, a subirlos en sus blogs, sus sitios webs a contarnos sus historias y a acompañar a estas mujeres protagonistas en lo que han iniciado por nosotras: por aquellas que no sabemos que no tener acceso a tierra, a salud, es violencia económica, que dedicar tiempo a nuestra familia no es una pérdida de tiempo, pero es un tiempo que debe ser compartido, que hay trabajo no remunerado que también implica no seguro social, no pensión y además ahorro al estado... en fin, yo no sé nada, todo está allí en esa investigación completísima realizada por el IMU, Flor de Piedra, con ayuda de Progressio... léanla y seamos protagonistas de cambios, hombres y mujeres!!!
un abrazo muy orgulloso!

 

Columna de Paolo

Del PC y su madre KGB
Paolo Lüers
cartas@elfaro.net

El cuento sobre la incidencia del KGB en la guerra salvadoreña, publicada pomposamente por La Prensa Grafica, hizo el milagro de hacer feliz, al mismo tiempo, al PC y a ARENA. Ambos necesitan que la gente crea que el PC y su madre KGB hayan jugado un papel importante en la guerra. Uno para justificar su rol dominante en el FMLN, cuando durante la guerra generosamente dejó a las demás organizaciones las tareas de combatir, de construir y defender frentes, de establecer control territorial, e incluso la estratégica tarea de abastecer a los frentes de armas y pertrechos. Y ARENA obviamente está feliz de tener al fin “la prueba” de su vieja tesis de que el país estaba siendo atacado por el comunismo internacional y no por el encachimbamiento histórico de sus campesinos y estudiantes. Pueden seguir haciendo campaña electoral contra el enemigo eterno.

Yo no pongo en duda los hechos reportados por La Prensa Gráfica. Bien pueden ser correctos. La mentira no está en los detalles, las fechas, los nombres, las cifras. Está en el contexto. El cuento dudoso no es que Schafik haya gestionado en Moscú, Hanoi y Cuba por cantidad de armas y municiones, esto no está en discusión, sino reside en la relevancia que este hecho adquiere si el reportaje ni siquiera pregunta –y mucho menos investiga- todo el contexto. De esta manera los hechos reportados –los fusiles M16 de Vietnam, los dos vuelos con cohetes antiaéreos- adquieren una relevancia para la guerra, para la consolidación de la guerrilla, para su capacidad de enfrentarse al ejército apoyado y abastecido por Estados Unidos, que en realidad nunca tuvieron.

Está bien que un reportero reciba del PC salvadoreño la oportunidad de ir a Cuba y entrevistar a un general del KGB retirado (porque cuesta imaginarse a un periodista de La Prensa Gráfica llegando por cuenta propia a La Habana buscando a generales retirados del KGB); está bien que reciba del PC toda la información y las pistas para reconstruir la historia de las armas recuperadas por el Vietcong y después regalados a Schafik. Claro que a cualquier reportero joven le encantan este tipo de pistas. Pero esto no justifica, por nada, quedarse con esta historia así como mis fuentes me la quieren vender. Pistas son para encender la curiosidad del reportero, el deseo de saber más, las ganas de saber todo, el afán de ver más allá de lo que me enseñan. Incluso la desconfianza, la pregunta por el interés que tiene la fuente para darme una pista.

El problema que ahí se plantea es el periodismo del cebo. Te ponen como cebo una información que nadie tiene. La trampa se cierra cuando no tenés la capacidad, o la curiosidad, o los recursos o el apoyo de tu medio para investigar independientemente. No es primera vez que le pasa a Ricardo Valencia. Aceptó la oportunidad de ir a Guantánamo. Obviamente los gringos lo dejaron ver, escuchar, grabar, fotografías, exactamente –y solamente- lo que ellos querían que viera y publicara. Si uno no tiene la capacidad de complementar, contrarrestar, contextualizar la información cebo, es pecado tragársela. Es fatal. Es veneno. Es trampa. Ricardo Valencia –un reportero joven, talentoso, ambicioso, pero poco fraguado- no tenía la más mínima posibilidad de hablar con los presos de guerra y presos políticos en Guantánamo que las autoridades militares norteamericanos no le querían presentar. Se tragó el cebo. Publicó su reportaje sobre Guantánamo. No podía reportar otra cosa, sólo lo que los gringos querían que se publicara. Pero como para El Salvador es exclusivo, se convierte en otro éxito de La Prensa Gráfica.

Esta vez es peor. Porque esta vez Ricardo Valencia y La Prensa Gráfica, con un poco más de paciencia y profesionalidad, hubieran podido investigar más allá del cebo que les puso el PC. Si de periodismo investigativo se tratara –y no de un golpe de publicidad y de conveniencia política con los dos bandos-, hubieran por lo menos tratado de investigar cómo hicieron los guerrilleros en Morazán y Chalatenango para abastecerse de armas mucho antes de que Schafik viajara a Moscú y Vietnam. Incluso mucho antes de que el PC hubiera tomado la decisión de unirse a la lucha armada.

Porque una cosa es evidente para cualquiera que haya vivido o investigado la guerra: Si los guerrilleros concentrados en enero del 81 en Chalatenango, Guazapa y Morazán, y los insurgentes listos para lanzarse en Santa Ana, San Salvador, San Miguel hubieran esperado que llegaran las armas del KGB, no se hubiera dado ni la ofensiva de enero del 81, ni la incorporación a la guerrilla de miles de campesinos, estudiantes y obreros perseguidos. Si los miles de combatientes hubieran esperado que los llegaran a dirigir los militantes del PC egresados de academias militares en países de Europa Oriental nunca hubieran destruido los cuarteles de El Paraíso, San Miguel; nunca hubieran formado la BRAZ y nunca hubieran terminado con el control de la Fuerza Armada sobre la franja norte de La Unión, Morazán, San Miguel, San Vicente y Chalatenango.

Tiene razón Héctor Silva jr., quien en una columna dedicada a elogiar el reportaje sobre el KGB dice: “Hay una buena parte de la historia de la guerra que no está escrita”. Pero es insólito querer vender la idea de que La Prensa Gráfica esté llenando este vacío. No con series como la de Galeas sobre el mayor D’Aubuissón, y mucho menos con esta sobre el KGB. Precisamente el cálculo del PC, al dar a La Prensa Gráfica, la pistas que llevan al KGB, era que las demás organizaciones, las que antes y durante toda la guerra y sin ayuda del KGB abastecieron al ejército guerrillero de armas, municiones, dinero, inteligencia, etc. no acostumbran hablar de esta parte estratégica de la guerra. No hablan sobre cómo, dónde y con el apoyo de quiénes consiguieron armas. No se jactan cómo, por dónde y con el apoyo de quiénes lograron meterlas a los frentes de guerra. No cuentan los nombres de los oficiales salvadoreños y hondureños que les vendieron armas. Las fuentes de Ricardo Valencia en el PC saben que en este contexto de reserva que suelen guardar los verdaderos revolucionarios, ellos podían perfilarse como el partido que hizo posible la lucha armada. El día que salió esta primera parte reportaje sobre el KGB –la parte sobre el triángulo Vietnam-Unión Soviética-Schafik- muchos veteranos guerrilleros en El Salvador se debatieron entre risa y rabia. Uno me habló de Morazán diciendo: “Ahora resulta que fue el PC que hizo posible la guerra. ¡Qué chiste más cabrón!” Y otro, quien estuvo a cargo de muchos de los traslados clandestinos de armas a los frentes de guerra, dijo: “¡Qué galán lo de los 15 mil fusiles que dicen que mandó el KGB! Entonces, al fin podemos sacar la cuenta de cuántos miles el PC perdió en sus traslados y cuántos miles vendió en otros países para financiarse. Porque aquí no ha llegado ni fracción de los 15 mil.”

Si ya muchos guerrilleros se rieron de la primera entrega, la segunda los dejó pasmados. Suena sensacional lo de los dos aviones que transportaban los cohetes antiaéreos SAM-7. Pero la verdadera historia, la verdadera sensación, es la de los incontables traslados de cohetes SAM-7 que se hicieron exitosamente por aire, agua y tierra. La historia a investigar es cuándo, dónde y cómo se consiguieron estos cohetes, aun y cuando los partidos comunistas de Moscú, Cuba y –consecuentemente- El Salvador habían dado órdenes de evitar que estos cohetes cayeran en manos de los guerrilleros en El Salvador. La historia a investigar hubiera sido cómo la guerrilla los utilizó –sólo para advertir que los tenían en su posesión, sólo para obligar a la Fuerza Aérea a suspender buena parte de sus operaciones aéreas y de desembarco de tropas. La historia a investigar hubiera sido cómo y contra qué se negoció al final de la guerra la entrega de los cohetes.

Nada de esto en el reportaje, ni siquiera como interrogantes. Mucho menos con investigación o testimonios. Claro, esta parte no le interesa a las fuentes en el PC, porque esta parte no sirve para reescribir la historia y ponerse en el centro de la lucha insurgente.

Detrás de todo esto hay otra historia que es tal vez la más importante, y tampoco aparece en el cuento de La Prensa Gráfica. ¿Cómo hicieron las unidades guerrilleras, mucho antes de que llegara el primer cohete antiaéreo, para derribar docenas de helicópteros y para frustrar innumerables operativos helitransportados? Tal vez una historia no tan sensacional y vendible como la de KGB y la FARES (la supuesta Fuerza Aérea Revolucionaria de El Salvador, producto de la mentalidad burocrática de los comunistas de ponerle nombres y siglas hasta a los fantasmas), pero digna de investigar y escribir...

Pero, bueno, aparte del PC y de ARENA, también La Prensa Gráfica está feliz con el reportaje “exclusivo” sobre la interferencia del KGB en la guerra salvadoreña. No muchas veces lanzan campañas para anunciar un reportaje. Nunca he visto que tres de sus columnistas –Ernesto Rivas Gallont, el propio Héctor Silva jr. e Ivo Priamo Alvarenga- publican columnas enteras para elogiar y hacerle eco a un reportaje en su periódico. Y esto, me imagino, es precisamente el problema de Ricardo Valencia: el reportero joven, talentoso y ambicioso, en vez de recibir orientación, crítica, a veces frenazos de sus editores, recibe aplausos. Aun y precisamente cuando hace un mal trabajo. Y además recibe aplauso de los dos extremos del espectro político. Por esto, Ricardo, no te ofendás: Alguien tiene que hacerte la crítica. Alguien tiene que decirte cuando estás siendo manipulado por tu fuente, instrumentalizado por tu medio, y además recibiendo falsos aplausos por terceros.

¿Periodismo o historia?
Ricardo Ribera
cartas@elfaro.net

La Prensa Gráfica lleva publicadas dos entregas de un reportaje especial sobre el papel de la Unión Soviética en el conflicto armado salvadoreño. Con lenguaje ágil y ameno, información abundante y verificada, así como valoraciones bastante equilibradas, la serie ha ganado con justa razón el interés de muchos lectores. Aunque al decir de algunos no hay en este trabajo periodístico nada que no se supiera ya desde antes, no por ello deja de ser un interesante esfuerzo, por su seriedad y profesionalismo. Muy diferente, valga la comparación, a la serie dedicada al mayor d´Aubuisson que este mismo medio ofreció tiempo atrás y cuyas fuentes eran básicamente los amigos, familiares y correligionarios del controversial líder político. Ahí no había ni verdadero periodismo, ni rigor histórico. Era simplemente un panfleto político. La iniciativa de ahora es, debe reconocerse, otra cosa. Me siento honrado de que el reportero haya sido en sus años de universidad alumno mío, muy destacado por cierto.

Aunque coincido en que los elogios al trabajo periodístico que firma Ricardo Valencia son merecidos, difiero sin embargo con algunas de las consideraciones que hacía Héctor Silva Ávalos, jefe de información de La Prensa Gráfica, en su columna del domingo 13 de mayo (“Especial KGB: el periódico como libro de historia”). Su tesis es que no hay novelas sobre la guerra civil ni estudios académicos sobre la misma porque, según él, aún no se ha desmontado “el aparato ideológico”. Cabe decir que algo se ha hecho en novela, por ejemplo están las de Horacio Castellanos Moya, entre otras. También hay algunos estudios sobre historia contemporánea reciente, expuestos en el Primer Encuentro de Historia de El Salvador y otros más lo serán en el Segundo Encuentro que organiza para julio del presente año la Universidad Nacional. Tal vez la cantidad o la calidad de las obras literarias y académicas no sean del agrado del señor Silva Ávalos. El problema, más que de fantasmas ideológicos, es la necesidad de perspectiva, de distancia, de tiempo anímico y vivencial mínimo para poder hacerse cargo de la dramática historia del país, digerirla, asimilarla y comprenderla.

Obviamente, el jefe de información del periódico citado tiene otra opinión y espera que el periodismo supla lo que, según su entender, la Academia no quiere o no puede hacer. Sus prejuicios quedan a la vista cuando expresa: “Las aulas universitarias fueron en mis tiempos meros depósitos repetidores de dogmas ideológicos que pretendían pasar por hechos históricos y, en el mejor de los casos, análisis bastante lúcidos elaborados, eso sí, desde la herramienta del marxismo científico”. Tal vez no se da cuenta que está tirando piedras a su propio tejado. Porque si lo que afirma fuera cierto, con tan deficiente formación resultaría hasta sorprendente que quien así se expresa de su universidad haya llegado tan arriba en el periódico para el que trabaja. Una superficial preparación académica probablemente explica que caiga en el desatino de plantear que el periodismo sea “una fuente alternativa de narración histórica”. El país necesita de buen periodismo y de buena investigación histórica. Son dos cosas distintas.

¿Cuál es la diferencia? Sencillo. El historiador académico, ya de entrada, va a plantear las cosas desde otra perspectiva: no se enfocará exclusivamente en la injerencia soviética, sino más bien su tema será el papel de ambas superpotencias, en el marco de guerra fría que se vivía, en el conflicto nacional. Por otra parte, no hay que pecar de ingenuos. ¿Acaso estará preparando La Prensa Gráfica una investigación periodística similar sobre el rol de Estados Unidos en la guerra civil? ¿Por qué no investigar sobre la injerencia de militares argentinos o de la inteligencia israelí? ¿Un especial sobre las actividades del terrorista cubano Posada Carriles mientras era asesor del gobierno de Duarte? ¿Qué tal sobre el apoyo de la extrema derecha guatemalteca a los futuros fundadores de ARENA? Mientras ese diario no impulse algún reportaje sobre temas como los que señalo o similares, su investigación periodística no dejará de oler a campaña electoral y a intereses políticos partidaristas. Cosa que no desdice de su calidad profesional. Ni de la inocencia de sus empleados. Pero sí de quienes les dan empleo y deciden los temas. Y desde luego no da para que su jefe de información ande presumiendo de periodismo libre de ideología. Mucho menos para pretender presentarlo como la alternativa al trabajo académico historiográfico. El cual sigue siendo indispensable e insustituible para construir la memoria histórica que al país tanto le hace falta.

Caso de Agresión Sexual/ Carta de Salomé

Estimadas amigas,
 
Aprovecho este medio para informarles que el próximo viernes 2 de marzo, a las 9:30 a.m. se desarrollará la audiencia preliminar contra el profesor JUAN MENDEZ, acusado del delito de agresión sexual contra mi hija.
 
En estos 6 meses he constatado lo difícil que se vuelve ir adelante con estas denuncias, el Sistema funciona de una forma perversa donde la víctima pareciera ser la culpable de todo lo que pasa y quien debe defenderse de los señalamientos. Para el caso les menciono algunos datos vergonzozos sobre los testigos de descargo presentados por la defensa:
 
- La señora del microbus, a quien yo le pagaba para que llevara a mi hija a sus clases de arte, fue a declarar que la niña era bien despistada y desordenada porque cuando llegaba por ella nunca tenía listas sus cosas para ir a la clase.
 
- 2 madres con sus respectivos hijos, alumnos de esta escuela de arte, fueron a decir que la niña era una niña rara, despistada... y que a veces llegaba a clases con una falda corta y unas calcetas bien largas hasta arriba de la rodilla.
 
- Un profesor, colega del acusado y muy probablemente cómplice por diferentes elementos encontrados durante la investigación, fue a declarar que las dos revistas pornográficas (Playboy) incautadas en el allanamiento eran de su propiedad. La razón que expuso para que dicho material se encontrara justamente en el aula donde dan clases a los niños y niñas es porque en una de ellas había una botella de vino y en otra se encontraba el rostro de un emperador romano... y él necesitaba esos dibujos para plasmarlos en unas pinturas que tenía en mente realizar.
 
Aparte de eso nos hemos enterado de buen fuente que el juez ha recibido llamadas de presión de muchas personas "influyentes", especialmente funcionarios y ex funcionarios de diferentes órganos estatales quienes abogan por la inocencia y "honorabilidad" del imputado.
 
Bueno, por nuestra parte estamos tratando de afrontar con fortaleza esta audiencia. Lo único que me anima a continuar son las palabras que mi hija me dijo cuando le propuse la idea de denunciar el hecho "yo sólo quiero hacer lo correcto, y si tú crees que esto es lo correcto...hagámoslo"
 
Y sí...creo que es lo correcto, aunque en estos casos se vuelva sinónimo de difícil.
 
Saludos y gracias por su apoyo,
 
Salomé

Funeral

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Elecciones en Nicaragua 2006

Se elige entre la palabra y el silencio

entre la vela encendida o correr para evitar el incendio

entre un rosado chicha y el verde alegría

Se elige entre una palabra que existe

o se buscan símiles

No saber elegir

o elegir porque no queda de otra...

Desconectón

Desconectón Estimados amigos y amigas:

 
Por este medio el CDC y las más de 50 Organizaciones que conformamos la campaña “Desconectemos los altos precios de la Luz” les invitamos a que este Jueves 09 de Noviembre de 6:00 pm a 8:00 de la noche todos y todas bajemos la palanquita de los térmicos y nos desconectemos así del servicio de energía eléctrico. Con esta acción ciudadana se pretende mandar un mensaje tanto a las empresas distribuidoras como al gobierno para que frenen los abusos y se supriman de los elevados costos por uso de red y atención al cliente.

 
Queda hecho el llamado.

Este 9 de Noviembre todos y todas vamos a apoyar el Segundo Desconectón.

 

Atte.

Área de Comunicaciones Centro para la Defensa del Consumidor

Artículo espeluznante

SIN PALABRAS...
Pao
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
La Nota del Día
¿Causa pobreza la riqueza? Sólo para los alucinados

El analfabetismo es menos del trece por ciento, más y más jóvenes reciben una educación universitaria, contamos con excelentes carreteras y apenas se ven ranchos de paja y carretas de bueyes.

Publicada 13 de septiembre de 2006, El Diario de Hoy

El Diario de Hoy
editorial@ elsalvador.com

" Para que haya ricos tiene que haber pobres y para que haya pobres tiene que haber ricos", dijo un "analista político" en un programa televisivo reciente, barbaridad que desde hace dos siglos contradice la realidad. Afirmarlo es el equivalente a creer que la causa de las enfermedades son los embrujos.

Hay casos, ciertamente, en que la riqueza de uno es la pobreza de otro, como al repartir el botín obtenido de un secuestro y dejar fuera a algunos de la banda. En los organismos estatales, dada la naturaleza limitada de los presupuestos públicos, lo que se da de más a un ministerio por fuerza reduce las disponibilidades del resto. Antes del capitalismo, las limitaciones de la agricultura forzaron al infanticidio en unos casos y a migraciones masivas en otros, como la que llevó a los arios a invadir Europa y gran parte de Asia Menor.

Hoy en día, sin embargo, las empresas y los países más prósperos, son también aquellos donde los trabajadores ganan mejor gracias a una mayor productividad y a las fuerzas del mercado. En El Salvador, al igual que en Suiza, Paraguay o Corea, la gente anhela emplearse en las empresas líderes o más grandes, porque sabe que en ellas tendrá un mayor salario, mejores prestaciones y la posibilidad de superarse en lo profesional. Si fuera cierta la teoría de que para que unos sean ricos otros tienen que ser pobres, la riqueza de esas empresas se lograría esquilmando a los trabajadores y a sus clientelas, pagando los más bajos salarios. De ser así, la gente buscaría empleo en los negocios más pequeños pues en ellos, de acuerdo con la disparatada tesis, serían menos explotados.

La teoría mencionada se conoce como la de suma-cero: la riqueza (o pobreza) de una nación es la misma en el tiempo, no puede crecer. Como no puede crecer, cuando alguien tiene más es porque otro tiene menos; cada dólar que posee Bill Gates es un dólar que perdió alguien en el mundo.

Cuando se levantan empresas, se edifican casas, se importan automóviles y se activa el comercio, la consecuencia, piensan los agoreros, es que los pobres se vuelven más pobres; de allí el permanente estribillo de que las cosas van de mal en peor, de lo imprescindible que es efectuar un cambio de raíz a la organización social para detener la imparable caída al abismo. El cambio, desde luego, es el que ofrecen los que hace menos de 20 años secuestraban, asaltaban, extorsionaban, ametrallaban vacas, mataban alcaldes e intentaron arrasar con la infraestructura eléctrica del país, la que ha sido reconstruida a un altísimo costo por las presentes generaciones de salvadoreños.

Desaparecieron los descalzos

Sólo fanáticos pueden alegar que "cada día estamos peor", aun cuando algunas familias y sectores van a la zaga del desarrollo. Las señales desmienten la acusación, aunque todos quisiéramos que la marcha fuera más acelerada.

Según la Encuesta Nacional de Salud Familiar, Fesal, publicada en julio de 2004, nueve de cada diez viviendas cuentan con inodoro o letrina, el 87% de las viviendas tiene electricidad, y ocho de cada diez tienen televisor.

Mucho dice asimismo que la gente es más alta y mejor parecida que antes, además de vestirse mejor. El analfabetismo es menos del trece por ciento, más y más jóvenes reciben una educación universitaria, contamos con excelentes carreteras y apenas se ven ranchos de paja y carretas de bueyes. No es posible, en una economía de mercado, enriquecerse sin enriquecer a la comunidad.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres