Blogia
Pao SuRealidad

SuRealidad escrita

sin tiempo...

y ya no queda más tiempo

no hay más

no hay

solo hay qué pagar

en espera del adiós

no hay tiempo de últimas fotos

o de nuevos proyectos

el adiós

no hay más

mañana quién sabe

los suelos destemplados

que se mueven a ritmo de espaldas

son hasta ayer

no hay más

ni presente

ni futuro

pasados en silencio

pasados incidiosos

únicos

presentes solubles

sobrios y temidos

no hay más

quiero decir mañana

ma

ña

y se acaba el tiempo

subo por última vez

me encierro por última vez

pago por ser libre

una vez

y otra vez

suerte

estoy aquí

no hay tiempo

no hay más

no

solo hay este dedo

que tecleó el después

y después

y sigo escribiendo

escribo y escribo

talvés no me he ido

pasados

son los futuros presentes

no hay futuros

solo ahora

aquí estoy

bendito hoy

por suerte hoy

no hay más

no hay tiempo

todavía

estoy

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

sin tiempo...

y ya no queda más tiempo

no hay más

no hay

solo hay qué pagar

en espera del adiós

no hay tiempo de últimas fotos

o de nuevos proyectos

el adiós

no hay más

mañana quién sabe

los suelos destemplados

que se mueven a ritmo de espaldas

son hasta ayer

no hay más

ni presente

ni futuro

pasados en silencio

pasados incidiosos

únicos

presentes solubles

sobrios y temidos

no hay más

quiero decir mañana

ma

ña

y se acaba el tiempo

subo por última vez

me encierro por última vez

pago por ser libre

una vez

y otra vez

suerte

estoy aquí

no hay tiempo

no hay más

no

solo hay este dedo

que tecleó el después

y después

y sigo escribiendo

escribo y escribo

talvés no me he ido

pasados

son los futuros presentes

no hay futuros

solo ahora

aquí estoy

bendito hoy

por suerte hoy

no hay más

no hay tiempo

todavía

estoy

Un post más... un nombre más... un amigo más

Tengo un par de semanas queriendo inventar algo para reunir a la promoción 95 del externado... tengo un par de meses teniendo miedo de la nostalgia de este mes... Julio es, para mí, símbolo de nacimientos y muertes, como todos los meses. Más nacimientos que superan las muertes o más muertes que superan los nacimientos... yo creo que más muertes que no superamos quienes vivimos. Nos superan los índices, los números, las muertes violentas por día. Nuestros muertos y muertas...

El desahogo es el único recurso con el que contamos en estos momentos... escribí tanto para la muerte de mi hermana, hemos escrito tanto para la muerte de nuestro amigo Lino... una muerte más, pero no uno cualquiera. El nuestro, nuestro compañero y amigo, el ex perico, profesor, jugador, dentista, padre, hijo, esposo... el ser humano único. Es necesario seguir escribiendo, visibilizar que no es una muerte más, que es la cifra que se nos vuelve al rostro y nos golpea. Y allí es donde surge la necesidad de que no quede en esa cifra. Que su muerte no sea en vano.

Nada puede devolvernos a quien perdimos, nada puede llenar ese vacío nunca, nadie ni nada va a lograr que esto nos pase, les pase  o se le olvide a su familia... esto es algo que nunca más se va a olvidar, lo importante es que además del dolor, nos traiga algo, nos deje algo, nos regale una oportunidad de hacerla menos invisible y que la impotencia se transforme.
Todos los días el hijo, la esposa, el hermano, la amiga, el sobrino, la tía de alguien está muriendo en situaciones violentas a causa nuestra...nuestra porque cada uno/a es responsable de lo que decide hacer o no frente a los problemas. Nuestra causa porque seguimos inmersos en nuestras casas, protegiéndonos, protegiendo a los nuestros, encerrándonos más y ahora la inseguridad y la violencia nos toca la puerta y nos cuenta la historia en nuestros propios términos, arrebatándonos a un compañero y amigo... alguien a quien no necesitamos inventarle un rostro, lo conocemos de desvelos, recreos, mesitas, tienda, biblioteca, partidos, misa, intramuros, día de cabezones... no tenemos que imaginarnos a su familia, no tenemos que rezar porque no le pase a alguien cercano, es alguien cercano a todo.

Nuestro miedo se ha hecho presente y yo no puedo evitar darle a mi cabeza la oportunidad de salvarse de este pesar que tiene, no puedo pensar que será una muerte más, no puede ser. Por eso creo que sus vidas deben seguir dejándonos luchas en el camino, a sus muertes sin sentido, debemos darle un sentido: debemos generar cambios, EXIGIR CAMBIOS.

El día de la misa en la UCA para despedir a Nathalie hace casi 4 años, me dolió estar tan enojada, enojada porque una joven de 22 años se había ido por negligencia de otros; me dolió sentir tranquilidad, porque tantas veces la habían asaltado, manoseado, estuvo expuesta a tantas cosas, las cosas a las que todos/as estamos expuestos/as al vivir en este país. Me pareció triste y preocupante sentirme enojada; pero en el fondo, estaba más tranquila porque yo ya no iba a estar preocupada por cada vez que me enteraba que salía de noche o andaba estudiando o andaba manejando sola, que ya ella de verdad, descansaba en paz y yo también... Esto no es normal, ese no es un sentimiento normal, la inseguridad no es justa, vivir con miedo no es normal... desear que tus seres queridos vuelvan a casa completos y bien de cualquier lugar al que vayan, a cualquier hora, no es normal; no desear hijos/as para no exponerlos a esta vida, no es normal; agradecer porque no te pasó algo peor, no es normal...

Por eso, por Lino, por la vida, hagamos y exijamos que la vida, en lugar de la muerte, sea normal.

 

Más escritos y reflexiones de compañeros/as sobre este nombre, este amigo, sobre Lino:

http://foxilmente.blogspot.com/2009/07/de-brazos-abiertos.html (Luis Avilés)

http://siguientepagina.blogspot.com/2009/07/solo-en-la-muerte-recuperamos-nuestro.html (Rodrigo Samayoa)

 

Cómo decir lo siento, sin querer decirlo...

haber recibido la noticia de la muerte del artista panameño Gustavo Araujo, no dejó de hacerme sentir aludida... no pude evitar pensar en sus hermanos, en su mamá... en su familia... en sus amigos y amigas...

al mismo tiempo que escuchaba la noticia sin querer escucharla, preparaba mi vestuario para ir a ensayar mi pieza creada en homenaje a nuestras muertas... una pieza que nació primero por la muerte de mi hermana menor... pieza que fue creciendo y a mi muerta, se fueron uniendo las de otras familias. Así, pensando sin querer pensar, me iba con la noticia de esa nueva muerte...

he intentado no pensar, no identificarme, no sentir nada, no asociar nada, no racionalizar, no dedicar más tiempo a otra muerte, porque las ausencias de cada uno/a ya son suficiente como para cargar con las de otros, y más las de otros países...

de una, de la mía, surgió mi necesidad de hacerlo por la de otras personas, porque más me daba cuenta que no se vuelve a ver el rostro de alguien de la misma manera que ahora lo veo... no puedo evitarlo, aunque me haga revivir el dolor. Solo alguien que ha vivido lo mismo que una, sabe ver en los demás que ya lo vivieron o lo están viviendo.

hoy... a más de 20 días de la noticia de la muerte de Gustavo, decidí leerla, busqué su historia, sus imágenes, sus textos, busqué para encontrar un poco de paz, porque no querer pensar me hacía reforzar la memoria de mi hermana: una joven de 22 años amada por medio San Salvador, talentosa, carismática, envolvente, enamoradiza, apasionada y con ganas de comerse el mundo... también ella se fue en su momento, a causa de un accidente.

no querer pensar en la historia de este artista panameño, me hizo pensar más en ella, aunque nunca la olvido, pero saber que alguien más va a vivir un momento como ese que vivimos en aquella ocasión, me desvela los sueños, porque más recuerdo las preguntas que tampoco quiero recordar: cómo decirle a una madre que su hija murió? cómo la vida te deja en este mundo después de perder a alguien que era parte de vos? cómo volvés a retomar la vida cuando creés que hay personas que realmente no debieran seguir aquí, mientras esa persona no está.... y ninguna pregunta tiene que ver con las que ya me hice y sé que no tienen respuesta, ahora las preguntas son para mí, tienen que ver con lo que me sigue tocando vivir, con lo que le deja a una la ausencia... no hay motores que se apaguen, ni horas que retrocedan, mucho menos hay momentos que decidiste no vivir porque creías que se tenía más tiempo... esas preguntas ni se preguntan, esas siguen allí sin tener respuesta...

y de nuevo me regreso a ese mundo interior que es el único que sabe cómo realmente queda la vida de quienes estamos acá... quedamos acá. Y de nuevo no quiero pensar en este artista, no quiero dedicarle nada a él o a su familia, porque ya sé que eso no va a ayudarles en nada...

yo sigo regalándole a mi madre un poco de lo que ya no necesita porque no soy Nathalie...

sigo escribiéndole en silencio y dedicándole mis danzas a espaldas de cualquier público, solo para ella

están allí las horas con mi doctor, intentando complementar los procesos

permanecen sus ojos en mis noches, porque cada vez se me va volviendo sueño

no se borra el día de su muerte, nada, ni un segundo de esos días y esas madrugadas se me borran...

no sé si decir "lo siento", ayuda... a mí me duele saber que alguien ha sentido lo mismo que yo... pero aunque no ayuda, sí acompaña...

y este montón de letras que no quería escribir, porque estaba evitando revivir, solo son para decir: lo siento. Familia Araujo, lo siento.

 

El arte y como lo viví /El Grabado como Pretexto/ Textos personales

El arte y como lo viví en: El Grabado como Pretexto

Paola Lorenzana

Las referencias, les tendencias, las influencias son visibles en todo lo que se hace, yo creo que todo ya está hecho, la creatividad va más allá de hacer algo nunca antes visto, las ideas ahora parten de necesidades, preocupaciones y cotidianeidades… lo básico, como siempre. En el reciente Salón de Grabado encontré un interesantísimo acercamiento de una de las técnicas más antiguas y clásicas de las artes visuales y el arte conceptual, incluyendo la intervención de espacios.

El Grabado concretó en esta muestra su necesidad de manifestarse en el ahora, en lo contemporáneo. El nombre de la muestra es más que perfecto, genial: El grabado como pretexto. En las propuestas expuestas en la Sala Nacional de Exposiciones, recién llamada alegremente Salarrué, el grabado es pretexto para dejar una huella, acostarse, limpiarse la cara con algodón, comer huevos, viajar, caminar sobre sal o protegerse con razor. Cada concepto, cada idea partió del grabado, el grabado como un código para expresarse, para crear. En esta muestra se ve mezclada la técnica con ideas y códigos nuevos para recrear temáticas aunando la reinterpretación del grabado como código mismo.

Me llamó mucho la atención el uso del blanco como un punto más en común además del grabado como principio, base o excusa para crear. Fue interesante el participar con la idea de lo serial en la pieza de las huellas, imprimiendo mi pulgar en la pared. Lo serial en los textos de la pieza de los algodones que limpian la cara me provocó la sensación de rutina y el hecho de lo serial en lo cotidiano me pareció bastante claro e identificable como público, esto para mí, como poco conocedora fue muy importante pues no solo pude ver y sentir la obra, sino identificarme con ella.

Las propuestas en sí las disfruté como eso: como un pretexto. En la mayoría pude descifrar las tendencias, referencias e influencias de los/as artistas. En algunas vi mandalas, en otras al mismo Salarrué que disfruté en la Bienal pasada, vi el arte bajo la lluvia como una nueva opción, vi referencias que siguen vagando y traspasando límites entre el arte y el diseño gráfico… las ideas siempre rondan de país en país, de una época a otra, de artista en artista. Y si se dan es porque algo importante han hecho, como este nuevo salón de grabado del proyecto Soñar al Revés, un proyecto interesante que está dándonos pretextos para no olvidar el disfrute que produce el Grabado.

las lunas...

siguen rondando,

siguen orbitando a medio día... quedándose el día completo

siguen recorridos

siguen saltos

sigo en la luna

sus lunas...

mientras la mía sigue orbitando. 

bostezos

nunca he escrito para los poetas

escribo para que no se haga bola mi cerebro

escribo en estado de confesión y así se van a quedar los escritos...

mis escritos seguirán para mis confesiones

mis escritos los leo yo y me gusta que los lea quien me quiere,

no van en busca de críticas... a lo mucho, mis escritos reaccionan a los bostezos.

pero, un bostezo es un bostezo

nadie responde salud

nadie dice gracias

el bostezo se da, y en algunos casos, quien lo asume, pide perdón,

no pide perdón el que lo escucha... quien escucha se queda en silencio

pensando en su propio sueño... o quizás yo me quedo en silencio y si bostezo, bostezo sola... 

y así van a quedarse mis escritos, si dan más... no me interesa

Viaje al primero y último beso

Se me olvidó la piel
Se me olvidó la lengua
Se me olvidó la respiración eterna
Se me olvidó el pecho cercano
Se me olvidó la intermitencia del espacio
Se me olvió el instante insólito de salivas desconocidas.
Se me olvidó cerrar los ojos
Se me olvidó que la nariz choca con la mejilla
Se me olvidó la primer vez
Se me olvidó la segunda
Hasta la tercera
Y ahora beso con confianza.
Beso la mañana del café cotidiano
Beso la alegría llena de montaña
Beso la nariz y la lengua excitadas
Beso unos libros gritando en los estantes
Beso la gripe y el rasquín de madrugada
Beso como beso
Beso como lloro
Beso como grito
Beso un beso
Un beso que todos los días me invento.

"Suspiro" (Premio Relato Hiperbreve Círculo cultural Faroni, 2004)

El sol salió. Y ella, se levanta con el canto del gallo. Hay que ayudar a limpiar.

Sus 12 años le pesan unos kilos más. Mira la nueva redondez de su vientre. Pronto nacerá... "-¿Querrá jugar conmigo?"

Paola Lorenzana 

Repentina X

10. Dormida…

Desnuda

Fracturado…

Dormida en la plástica velada

Desnuda ante mi voz que no salía

Fracturado mi corazón, mi rostro, tu espacio…

Repentina VII

7. Capas blancas son un muro

Un muro blanco te separa

Una línea

Una delgada línea

Una línea blanca

Un ladrillo

Un suspiro nos separa

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Razón de vida

Si vivo es porque el mundo no ha muerto.
Dejo las manos libres

Se enredan con la desidia, estrechándose hasta perder lo sublime.

Atrás, quedan el sudor y la esperanza

Se reinsertan a la rutina, al caos:

Locura normal.

Si continúo el camino es porque el mundo gira

Y si no detengo mis pasos es porque alguien puede robarse mi compasión

Que está destinada a seguir en compañía del humo y los ruidos de nuestra orquesta:

Luces y tráfico de muerte

Duendes de la calle

Almas en pena por nuestros pecados.

Todos, a un mismo ritmo, nos burlamos de los sueños de aquellas que alquilan sus olores.

Todo me hace sentir moribunda

Incapaz de brotar.

 

Si me sostengo es porque el mundo aun no se cae

Ni explota

Ni la angustia destruye las calles.

Aún sobreviven el asfalto y las construcciones

Y las manos desgarradas del mayor de las mayorías, todavía pueden con la tierra...

Entonces,

¿cómo he de morir

caerme

o rasgarme antes que el mundo?

A mí

Tengo miedo de salir a dar un paseo por mí

Y no saber cómo regresar...

Ciclos

Talvés, algún día, ya no escriba
ya no escuche
ya no escupa lágrimas
talvés algún día tu espacio se me muera
navegue en mi vacío o encuentre algo que lo llene...

Talvés algún día ya no sienta
y deje de abandonarme a la pequeñísima
capacidad de amar de los demonios
talvés me ahogue
y no me absorba la ira
deje libre el sentimiento de culpa
y no me importen las ceguera ajenas...

Talvés quiera cicatrizar el desequilibrio
talvés ese día llegue ahora
o por lo menos mañana
que todavía no muero...

Geografías

Lentitud,latitud... Espacio... Mii cuerpo
más que un cuerpo, un objeto...
El objeto de mi vida

Qué hay más allá y que además está sin vida?
El tiempo

Aquí. Un cuerpo lentamente sintiendo, prestando células,
donando sangre para alterar el rumbo de otras vidas.

Escencia.
No alcanza la piel,
se alquila
se vende
se entierra cuando el cielo se enciende

Libertad... mi cama
que está hundida sin más rastros de desahogos.

Masturbada libertad que me excita
me da vida
abandona los rincones de mi género
se apropia del cerebro, desnuda la razón.

El momento llega
mi momento de recorrer la herida hasta la escencia
que libera intensiones
comiéndose la conciencia de una vez.

Te cuento?

Dos veces me vomité,
le expulsé al prójimo mis entrañas,
compartí mis neuronas
y evité el cáncer en mis vísceras

Tres veces más
me restregué en el fango
desnudé mis pies
y caminé en charcos interminables

Casi me duermo
y en el letargo
me hice compañía
y me conté un cuento...


Estuve entre dos islas
y ni dos, ni tres veces pude quedarme en una sola
sólo pisar la orilla
y abandonarme durante cinco segundos
dos o tres veces
para no estancarme

Dos veces me vomité
y se me desbordó la única habitación que me poseía las ideas,
formas cerebrales
que más o menos me conformaban...

Tres veces lloré
por nada
por nadie
y a veces no me quedan veces
ni voces
ni besos
que robar o pedir prestados

Sólo esta vez
leo
sueño
cuento
me duermo

Manual?

(a mi corazón, para que después no diga que no le avisé)

Sabías que tengo seis años
que me disfrazo de pajarito
que canto el Quincho Barrilete
que mi seño me da caritas alegres...

Sabías que tengo unos cuantos años más
y que me gusta leer lo que la candela aguanta
o hasta que me descubre la ceguera
que me pinto de rojo los labios
que uso un sombrero de vaquera
que me gusta enseñar a multiplicar a los que no pueden leer
que juego solita en una chimenea de plástico
que me disfrazo de gitana y de hippie

Me gusta escribir en libros con páginas en blanco
contarme historias en el camino a Izalco
dibujarme vestidos nuevos
mirar el hoyito en la carretera
jugar a quebrar teteras
escribirme cartas

Sabías que me regalaron el volcán
que me quedé sola en muchos cuartos ajenos
que no lloré la única vez que me pegaron
que un ladrón casi me pega un hijo
que lloré cuando bailé en el teatro

Me gusta grabar canciones especiales
ganarle a los niños que me gustan
escupirle en la cara a mis hermanas
ir en bici con el papi
escribirle a la mami
escaparme en el mundo
estudiar, tanto como ganar

Sabés que tengo años y vidas encima
enojos cotidianos
antojos inservibles pero comestibles...
que me muero por las voluntades atrapadas en el recorrido
que tengo una manía obtusa y abstracta con los teléfonos
que me encanta besarte a media noche
medio dormida
despertarte y rozarte hasta el último rincón del cuerpo...

Que estoy con todo encima

Y sabías que ha llegado nuestro tiempo
éste de horas y segundos
que ni se sabe si son años o son días
que se pierden entre tanta vida

Que estoy
que estás
que con cada vida
que con tu vida,
mi vida,
esto de vivir
se ha vuelto un regalo...

vivo
año
estás
regalo
yo
tiempo,
vida,
es nuestra vida...

 

Se siente

nuestra muerte es la que no se encuentra
la que llega en silencio
obstruye una arteria
choca con espejos
deja la puerta con llave
nuestra muerte está en lo que no se ve
en el doble arcoiris al despegar
el temblor que aborda con su equipaje
el correo nunca escrito
nuestras muertas están en los titulares, el noticiero, la esquela, lo escrito y lo bailado...

nuestras esencias están en lo que no se ve pero se sienten...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

En su nombre

La Luz nos hizo presentes

el diálogo irreal me sentó frente a la muerte.

Allí estaba.

La luna se iluminó

y en segundos, sus rostros, esos ojos nos tocaban lo pasado.

No volvió el ruido del llanto

se ahogó en búsqueda de calles encendidas, en diagonales que se iluminan.

No era tu voz

estaban tus palabras

no era tu cuerpo

estaba tu mirada

su risa, no era la tuya

pero yo la escuchaba... Íntima, en silencio, mientras "Men´señará" cantaba.

Vos me terminaste la historia

yo, me vaciaba.

Luz tras luz, ella sola se contaba

contaba

más de ocho cuentas transcurrieron

más de dos cenitales nos guiaban

más de un silencio

más de mis palabras

más de mi cuerpo te iba cantando

y un poco de agua limpiaba lo que me quedabas.

Dos y tres lágrimas de frente me ayudaron a soltarte

y la mariposa me liberó las manos para dejarte y que volaras...

¿Volaste alrededor de mí?

yo corrí alrededor

y en una cuenta de la danza desperté

recibí el abrazo final

la voz sin bostezo

el susurro cómplice de unos dedos bailando alrededor de mi cabeza

santiguándome las gotas de alcohol, las cenizas,

lo no escrito, lo escrito y lo mal escrito.

La silla de siempre, sola, deja que los meses se olviden y pasen como sin pasar

y sólo sé que ya pasó

que no te vi

que te escuché

que les conté

te liberé

que lloró luz el escenario

que la luz se apagó al filo del entablado

qeu yo me quedé con tu luz

yo me quedé con tu nombre...

Súbita en Nicaragua


La cuenta atrás

la que no empieza nunca

la que se traga el tiempo y la música

el cuento del cipitío versus el macho ratón

la distancia que no se encuentra

pero se dibuja en papeles y sella garantías de buen viaje

la despedida del calor agobiante de una ciudad a otra y que con sudores mide el ahogo o el agotamiento

 

La danza que se piensa y se escribe en la música que no era de nadie y suena para todas

la que perdió una cadenita y a quién se le explotó la frustración en la mesa mientras una botella se tragaba sus últimas penas

la bienvenida del carro descapotado

el CPF que no es PNC pero se parecen

la despedida

la cama contrastada

el rancho empalmado en la rotonda que también es redondel

la noticia que llegó en mal momento

la postal que no intervino pero sí viajó

la fiesta de cumpleaños

el día de un tal aniversario

la muerte que coincide con el nacimiento

la desconocida que me presenta su pasado en mi presente

la que quiere "hacer el amor por el teléfono" a sus 10 años

la respuesta y el porqué

la llamada no enlazada

la niña y su pelo que se pegó al nacer

la guitarra extorsionada

la voz mal acompañada

la muerte súbita

la noche súbita

la voz, el fuego, el sueño, el llanto, el canto, la angustia, el agobio, la esperanza, la fe y la falta de fe.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres